Menos cárceles y más escuelas

Tras dejar apartado el blog por cuestiones personales, pretendo retomar su actualización mensual como veníamos haciéndolo con anterioridad.
Este verano he podido visitar algunos rincones realmente interesantes, bellos y deslumbrantes. Me refiero a la bella Venecia, a la Serenissima Repubblica di San Marco. IMG_20170801_120639Sus orígenes se remontan al año 421, como fecha de fundación de la ciudad,cuando los habitantes de la región, ante la amenaza de las invasiones de longobardos y hunos que habían destruido la capital del Véneto romano, se refugiaron en las marismas de la desembocadura del río Po,en la laguna situada en el golfo. Después del año 1100, Venecia era ya una gran potencia mediterránea en los planos económico, político y militar, al punto que podía ofrecer sus servicios como flota naval al propio Imperio bizantino y ganar gracias a ello privilegios comerciales excepcionales en Constantinopla, el mayor centro comercial de Europa en esos años, empleando para este fin una combinación de diplomacia y poderío mercantil.
Sin embargo, si hay un lugar que llama la atención es el Palacio Ducal, fruto de la idea de que la organización de la República de Venecia,debía evitar que un solo hombre reuniera todo el poder político.Así, el Palacio fue residencia de los dux, sede del gobierno y de la corte de justicia y prisión de la República de Venecia.
IMG_20170801_115804Es interesante e inquietante hacer un “paseo” detenido por la prisión del Palacio. Las antiguas prisiones (Prigioni Vecchie) de Venecia fueron Creadas en el siglo XI, cuando surge la , el “Consejo de los diez”, (máximo órgano de gobierno, cuyos miembros eran elegidos cada año y cuya finalidad era la protección de la ciudad ), encerraba en ellas a sus presos que inicialmente eran detenidos en un ala del Palacio Ducal. En el siglo XII, los presos son trasladados a las nuevas prisiones unidas al Palacio Ducal por el Puente de los Suspiros.

IMG_20170801_201647_750En el nuevo edificio, los presos eran repartidos en los pozzi, ubicados en la planta baja y particularmente húmedos e insalubres y en los camerotti o piombi, situados justo debajo del techo sobre una lámina de plomo, de donde surgió el nombre de la prisión.

Fueron internados en esta cárcel varios personajes famosos como Giordano Bruno, Silvio Pellico, Daniele Manin, Nicolò Tommaseo y Giacomo Casanova; este último dio al plomo una gran notoriedad al escribir sus memorias en las laminas de la prisión, dejando escrito detalles de la estructura y de las normas de la cárcel y contando como consiguió escapar en 1756. Para ello fabricó una herramienta con un barrote de hierro y pasó meses cavando un túnel en el rincón de su celda. Cuando lo cambiaron a otra, temió estar siendo observado, por lo que le pidió al monje de la celda junto a a suya que cavase por él. Ambos lograron escapar usando la misma herramienta para abrir las puertas que bloqueaban su paso.

Así que al igual que Concepción Arenal, que visitaba cárceles para conocer la situación de las personas allí recluidas, hemos hecho un viaje en el tiempo. La piel se eriza en lugares como estos y si somos capaces de dejar de lado los ruidos de las góndolas, los visitantes y las cámaras de fotos podremos oír los lamentos de sus desgraciados inquilinos … Me siento en un peldaño y reflexiono … ¿Cuántos de ell@s serán inocentes? ¿La propia privación de libertad es suficiente condena? … No sé … Las preguntas, las respuestas … IMG_20170801_201819_255

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s