Energía entre las aguas

Este jueves de abril cogeremos el camino de baldosas amarillas  hacia uno de esos lugares donde la magia y la historia se dan la mano. Se trata de Mont Saint Michel, ubicada en Normadía (Francia). A pesar de ser uno de los enclaves más visitados del país galo y uno de los más fotografiados, llegar allí o verlo desde lo lejos no deja de impresionar. La montaña con su abadía y sus casas de piedra emerge de las aguas como si de un gigante que tras una larga siesta se levantase.

mont saint michel abadia  (13)mont saint michel abadia  (27)

Inicialmente no era más que un montículo en los límites entre Normandía y Bretaña. En torno al siglo IV ya hay constancia de su existencia con la denominación de Monte Tumba donde el bosque Scissy ocupaba toda la zona. Allí las tribus celtas se dedicaban a realizar sus cultos, al dios del sol, donde un gran megalito dominaba la zona.

Será en torno al año 708 cuando se fue erigiendo la gran abadía que preside la roca. La leyenda cuenta que el demonio había adoptado cuerpo de dragón marino y se dedicaba a atemorizar a los habitantes de la zona. El arcángel San Miguel, el número uno de los ejércitos de los cielos, contempla las escenas y decide tomar las riendas. Se dirige hacia allí y da inicio a una cruel y mítica batalla entre el bien y el mal.

Las tropas del arcángel consiguen, finalmente, la victoria. Para ello fue necesario que su espada divina cortase la cabeza del temible demonio. Parece que San Auberto, obispo de Avranches, lo presencia todo y durante las noches, recibe mensajes que le indican que debe construir un monumento en conmemoración de la victoria de las fuerzas blancas frente a las fuerzas oscuras en el mismo lugar donde se ha producido la batalla. Así comienzan las obras de la magnífica abadía.

El año 709 es decisivo ya que un gran cataclismo hizo que el mar se adentrara en tierra e inundara toda la zona, dejando aislada la roca. Desde entonces, el monte se ha convertido en una auténtica fortaleza, pues ese fenómeno de las mareas se repite dos veces diariamente. Dicen que es tal la velocidad a la que suben las mareas, que el agua atraparía con facilidad a un caballo al galope. Las campanas del Monte avisan de las mareas con suficiente antelación produciendo una vuelta al pasado en cada repicar.

mont saint michel abadía (36)

Pero ahí no queda toda la leyenda de esta isla de apenas 900 metros de circunferencia. Este lugar ha sido un centro de peregrinación para el cristianismo durante siglos y los deseos, penas, pecados y esperanzas de todos aquellos que llegaban hasta sus entrañas han quedado en cada una de sus piedras.

Es considerado un lugar lleno de energía telúrica, uno de los nueve centros principales de la red de la tierra. Se trata de un gran vórtice cargado de energía positiva, de la que debemos aprovecharnos, seamos o no escépticos ante el tema. Podemos escuchar en el silencio de las piedras, en el sonido del mar y en la risa de mi hija… Podemos tratar de descubrir el secreto de los secretos …

Pasad … la puerta está abierta, como siempre, … Estoy leyendo a Baudelaire … Escuchad lo que dice … “Un templo cuyos guardianes dejan escapar palabras confusas: una vez allí, el hombre atraviesa una selva de símbolos…”.

mont saint michel abadia  (21)

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Energía entre las aguas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s