Echad los prejuicios por la puerta …

Volemos hasta Amsterdam, capital oficial de los Países Bajos y fundada en el siglo XII como pequeño enclave pesquero. Su centro histórico es uno de los más visitados en Europa y sus canales unos de sus mayores atractivos y,a pesar de ser la capital del país, nunca ha sido sede de justicia, de gobierno o del parlamento holandés.
Pero lo que realmente me llama la atención son sus magníficas calles, sus puentes y, por supuesto, sus puertas. Bellos vanos repletos de detalles y que consiguen despertar el interés de los viandantes y ciclistas que apostan sus bicicletas en ellas.
Amsterdam 2Amsterdam 5 Sus puertas cerradas nada tienen que ver con su auténtica esencia; se trata de una de las ciudad más liberales del Viejo Continente.
Amsterdam es considerada una de las ciudades gays más importantes, debido a que la revolución sexual comenzó pronto aquí.
En 1960 la ciudad fue un icono de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres y de las libertades en todos los ámbitos de la vida civil.
Hoy en día, el Barrio Rojo sigue siendo uno de los lugares más populares de Amsterdam, donde las prostitutas se exhiben en escaparates iluminados en dicho color.
Otro elemento clásico de su espíritu aperturista, es la existencia de los coffee shops , locales donde se venden pequeñas cantidades de marihuana, generalmente de alta calidad y ecológica . Estos establecimientos, que reportan altos beneficios al Estado a través de los elevados impuestos sobre este producto, son, ante todo, lugares de encuentro y reunión donde turistas y holandeses entran en perfecta comunión.
Amsterdam

Amsterdam estimula nuestros sentidos, nos aleja de la cotidianidad y a la vez nos acerca a la esencia de las personas. Tengo que reconocer que, cuando viajé allí, no estaba muy convencida de que fuera un lugar que me gustara; sin embargo, en el viaje de vuelta a casa y pasado un tiempo de mi viaje me parece un lugar perfecto para huir, para perderse.
Actualmente, que los jóvenes y no tan jóvenes, debemos buscar nuestro futuro lejos de nuestra patria chica, toparte con una ciudad abierta nos permite reconciliarnos con los demás y apostar por el hoy y el mañana; puesto que el ayer quedó lejos y no siempre fue mejor. La escapada puede encontrar su sentido cuando las calles y las puertas se abren a nuestro paso.

Voltaire dijo : “(…) de todos los pueblos civilizados de la Antigüedad, ninguno cohibió la libertad de pensamiento” … Nada más que añadir … La puerta se puede cerrar, si los prejuicios quedan fuera …
Amsterdam 3

La ambición jamás se detiene …

Viajamos en este miércoles de primavera hasta una de las ciudades más fotografiada del mundo, se trata de París, y más concretamente nos adentramos en el Arco de Triunfo, situado en el extremo oeste de la Avenida de los Campos Elíseos. La puerta que os voy a mostrar es la que abre la marcha a uno de los pasos subterráneos que permiten acceder al monumento desde las avenidas que lo rodean. La puerta de grandes dimensiones, de una sola hoja y en bronce nos anticipa lo que nos encontraremos al otro lado del túnel. Es recomendable no cruzar la rotonda a pie por la calle puesto que es una de las más peligrosas de la ciudad, resultando incluso complicada para los coches puesto que los que circulan por dentro de ella deben dar preferencia a los que quieren entrar, al contrario que en el resto.
Arco de Triunfo El Arco de Triunfo fue mandado construir por Napoleón Bonaparte tras su victoria en la batalla de Austerlitz (1805) que significó el inicio de los años de dominio francés sobre Europa. París recibe la victoria con asombro y delirio puesto que pocos días antes el país se encontraba al borde de la bancarrota. El emperador aportó tras la victoria dos millones de francos para los altos oficiales y doscientos francos para cada soldado, así como generosas pensiones para las viudas de los caídos. Así mismo, los niños huérfanos fueron adoptados personalmente por él y se les permitió añadir “Napoleón” a su nombre de pila. No otorgó títulos nobiliarios a sus comandantes, como era costumbre, quizá porque consideraba que la victoria era un triunfo suyo personal.
La construcción del monumento se finaliza en 1836, con lo que Napoléon no lo podrá ver finalizado porque fallece en la isla de Santa Elena en 1821, aunque sus cenizas reposarán aquí algún tiempo hasta que es definitivamente enterrado en Los Inválidos.
IMG_3225
Escuchar una historia como ésta y recorrer la biografía de un personaje como Napoleón hace reflexionar sobre tiempos convulsos, sobre personalismo e inquietudes peligrosas. Por eso, conviene armarse de valor y de oxígeno para subir los 286 escalones que nos separan de la terraza del Arco de Triunfo y poder disfrutar de una de las vistas más bonitas de la ciudad de la luz. Aunque no alcance la altura de la Torre Eiffel, permite observar el dinamismo de sus calles, de sus gentes, de sus colores y asomarnos a lo alto de sus inalcanzables avenidas donde la vista se pierde entre sus tejados.

Acompañadme a través de este paso al otro lado … Pero antes, ¿qué vamos a hacer con la ambición? … ¿Invitarla a un trago?
Arco de Triunfo 2