¿Desde Rusia con amor?

Las primeras nieves me llevan a pensar en la Vieja Europa y en uno de sus novelistas más reconocidos, León Tolstói. Paseando por las calles de París, un cartel nos descubre la residencia de este peculiar personaje durante su viaje por Europa en el año 1857. Lev Nikoláievich Tolstói viajó poco fuera de su Rusia natal, permaneciendo durante largos períodos de tiempo en la finca de su familia en Tula, aunque lo que sí trajo en su maleta fueron las nuevas ideas que se fraguaban tales como el anarquismo, la resistencia no violenta o el vegetarianismo.

Rue de Rivoli Tolstoi

Rue de Rivoli Tolstoi 2  Nos ha dejado como herencia sus cartas y diarios donde podemos apreciar su vida cotidiana, sus luchas personales y su extraordinario talento para las letras. Su impredecible carácter, sus contradicciones y su personalidad desmesurada tienen un claro ejemplo en su visión sobre París y, por ende, al resto de Europa. En una carta dirigida a Vasili Petrovich Botkin, erudito ruso, fechada en torno al 24-25 marzo de 1857 señala lo siguiente:

” […] Hace casi dos meses que estoy viviendo en París y no creo que esté cerca el momento en que esta ciudad pierda el interés que suscita en mí y la vida que aquí llevo- su encanto. Soy de una ignorancia crasa, en ningún lugar lo he sentido con tanta fuerza como aquí. […] Además, los goces del arte, el Louvre, Versailles, el conservatorio, los cuartetos, los teatros, las conferencias en el College de France y en la Sorbone, pero, sobre todo, esa libertad social de la que en Rusia yo no tenía ni idea, todo ello hace que no piense dejar París […], antes de dos meses”. 

Parece el relato de alguien encantado con su estancia y disfrutando de los placeres que ofrece una gran ciudad en todos los sentidos. Sin embargo, todo su andamiaje se derrumba cuando presencia una ejecución pública, lo que le lleva a marcharse hacia Rusia, de inmediato, arrastrando una profunda irritación y desprecio hacia los europeos. Sus palabras para expresarlo se reflejan en su diario donde dice:

” He visto muchos espectáculos horrendos y terribles en la guerra, así como en el Caúcaso, pero si hubiesen descuartizado a un hombre ante mis ojos la impresión no hubiera sido tan terrible como lo fue la contemplación de esta ingeniosa y elegante máquina en la cual un hombre fuerte y sano era muerto en un instante […]. Sobre esta cosa estoy decidido: desde este día en adelante no solamente no asistiré a ningún espectáculo sangrante, sino que nunca más, en ninguna circunstancia aceptaré servir a ninguna forma de gobierno”. 

Tolstói se convirtió en un gran conocedor del alma humana, aunque nunca estuvo conforme con la propia. Quizá convenga reflexionar sobre todas aquellas cosas que aceptamos, que consentimos, que apoyamos implícitamente. Se me ha despertado el interés por ver quiénes ocupan ahora esta residencia de la Rue de Rivoli donde los pies de León estuvieron reposando … ¿Alguien sabe el piso? …

Rue de Rivoli Tolstoi 3

Él

Esta nueva entrada es un homenaje a la persona que me ha proporcionado las fotos que voy a mostraros, mi marido. La puerta pertenece a una casa del pequeño pueblo de Celucos (Cantabria), lugar de origen de su abuela materna, que vivió muy cerca de esta casa. Me trajo estas fotos como presente, uno de sus múltiples detalles diarios. Se trata de un pueblo de apenas 70 habitantes que pertenece al municipio de Rionansa. CELUCOS

Esta puerta representa sus raíces, su genética, su anclaje a la tierra. Cuando se conoce el lugar de origen, las personas que han formado parte de la vida de la persona que te acompaña en el camino, puedes compartir y llegar más cerca de su alma. Juntos hemos conformado nuestra “república independiente”, acompañados de nuestra niña y nuestro Laro. Y como dice la canción de Amaral, “si volviera a nacer, si empezara de nuevo, volvería a buscarte en mi nave del tiempo” … Nos conocimos una noche de otoño y nos casamos una mañana de octubre, tuvimos a Eire en enero y cada día valoro más su presencia a mi lado. Hemos reído y hemos llorado, hemos tomado juntos barcos y aviones, hemos empaquetado enseres y hemos hecho maletas, hemos abierto regalos y cerrado heridas, hemos paseado y hemos descansando en la hierba. En fin, hemos vivido … Él es mi puerta: me resguarda de la lluvia y la tormenta, hace que la luz lo inunde todo en la mañana y huela a primavera en cada estación. Hemos logrado, en equipo, estar en la vida del otro, no a su lado, sino cada uno ocupando nuestro lugar adecuado. Cada uno somos como somos, y así será, ya que no es necesario hacer equilibrios para despertar el brillo en los ojos de la otra persona. El verdadero amor está bajo la piel.

Esta vez, tenéis que comprender que … Es una cita sólo para dos …

CELUCOS1

Collage

Esta entrada quiere ser una solicitud de ayuda por parte de los que estáis al otro lado de la pantalla. Me gustaría que me hicieseis llegar vuestra puerta, elegid una que, en algún momento, os haya gustado o llamado la atención por algo en concreto y mandármela. Quiero preparar un gran collage con vuestras fotos para cerrar el año, el último post de 2013 será vuestra aportación a este proyecto que tanto me ilusiona. Me gustaría que junto a la puerta me indicaseis, como máximo, en cinco palabras lo que os sugiera vuestra foto. Me lo podéis hacer llegar a través de un mensaje privado a mi facebook o a través de mi correo electrónico (lsmm230879@hotmail.com).

Una vez más agradeceros que estéis al otro lado para acompañarme en este viaje en el que estamos abriendo puertas … La mía está abierta siempre para vosotros …

image

 

Mulleres

El significado del título de la entrada lo vais a entender enseguida. Vamos a viajar hasta Galicia, en concreto a la ciudad de A Coruña, y nos sentaremos en estos soportales junto a esta puerta.A CORUÑA PLAZA MARIA PITA 09'2 Es la Plaza de María Pita, en el centro de la villa, construida a finales del S.XIX de forma cuadrada y con un soportal corrido, tan útil en lugares donde la lluvia no cesa, a la manera de las plazas reales que se habían construido en Francia. La plaza acoge el Ayuntamiento y también la estatua de una insigne figura gallega, María Pita.

Esto nos lleva al mencionado título y al sentido de esta puerta; fuerte, rotunda y vigorosa, como las mujeres. Pensando aquí en María Pita y su heroicidad frente a la Armada Inglesa dirigida por el temido Francis Drake (episodio ocurrido en 1589), donde su grito de “Quien tenga honra, que me siga” consiguió la desmoralización de la tropa inglesa y provocó su retirada. Su labor no acabó ahí, ya que acabada la batalla, ayudó a la recogida de los cadáveres y al cuidado de los heridos. Sin embargo, esta no es la única heroína gallega, aunque este nombre se reserve casi únicamente a los participantes en grandes batallas o hechos históricos. Alguien por quién siempre he mostrado un gran reconocimiento, más allá de su obra literaria, es por Emilia Pardo Bazán.

Nace en A Coruña en 1851 en el seno de una familia pudiente de la nobleza gallega, la cual promueve desde muy temprano su amor por las letras. Su infancia transcurre no muy lejos de esta plaza, en la calle de Tabernas y pasa temporadas en el Pazo de Meirás, a las afueras de la capital. Su educación se sale de lo que en la época se esperaba de una mujer, ya que se niega a tocar el piano y recibir clases de música. Cuando contrae matrimonio con José Quiroga Pérez Deza se traslada a vivir a Madrid, aunque pasará largas temporadas viajando por Europa, donde aprenderá inglés y alemán. Su obra “La cuestión palpitante” (1883) causa un gran revuelo, ya que se considera un manifiesto a favor de la pornografía francesa y la literatura atea. Hechos aún más chocantes al provenir de la mano de una mujer, esposa y madre. Su marido, horrorizado por la situación, le exige que deje de escribir y se retracte públicamente de sus escritos. Emilia se niega a ello, por supuesto, lo que desemboca en que un año más tarde se separe de su esposo.

Aunque su calidad literaria parece indiscutible, se le van a ir cerrando las puertas de los círculos intelectuales de la época. No sólo a ella, si no también a contemporáneas como Concepción Arenal, que, al igual que Emilia Pardo Bazán, son sistemáticamente rechazadas para formar parte de la Academia de la Lengua. Repasando correspondencia de la época que se conserva, he rescatado un escrito entre Marcelino Menéndez Pelayo y Gumersindo Laverde Ruiz, dos de las personalidades del momento, haciendo alusión a nuestra protagonista: ” A propósito de la tal doña Emilia, te diré que en los pocos días que la vi en Madrid me pareció algo demasiado “bas-bleu”, aunque mujer de indiscutible talento y de mucha ciencia (…) Además, es fea, con lo cual tiene mucho adelantado para ser krausista” . Es sabido que se burlaban de ella diciendo que pretendía entrar en demasiadas partes, donde no debía y nadie la necesitaba. Sin embargo, si hubo sitio para mujeres como ella en la Universidad Central de Madrid, donde ocupó la cátedra de Literaturas Neolatinas, cargo que ostentaba una mujer por primera vez. Así mismo fundó y dirigió la Biblioteca de la Mujer, donde en diversos actos y escritos se condenó la desigualdad educativa entre hombres y mujeres.

No cerremos puertas, abramos la mente y el espíritu. Acompañadme bajo esta tímida lluvia gallega y si gustáis podemos organizar … Un “aquelarre de brujas” … Eso sí, abierto a todos … No hay mejor sitio para esto que Galicia … Los tejados nos esperan.

A CORUÑA PLAZA MARIA PITA 09